Micotoxinas en gallinas ponedoras: AMBiotec reduce el riesgo

Según la FAO, la acumulación de micotoxinas en los alimentos y los piensos representa una amenaza importante para la salud humana y la sanidad animal. AMBIOTEC, con el desarrollo de nuevas tecnologías y pensando siempre en el bienestar animal y la rentabilidad de nuestros ganaderos, tiene una gama orientada al control de los efectos de las toxinas fúngicas y bacterianas.

Micotoxinas en gallinas ponedoras: AMBiotec reduce el riesgo.

Las micotoxinas son un tipo de metabolito tóxico producido por el crecimiento y la actividad de los mohos. Se conocen cientos de ellas, con diferentes niveles de toxicidad según la especie animal.

Según la FAO, la acumulación de micotoxinas en los alimentos y los piensos representa una amenaza importante para la salud humana y la sanidad animal, puesto que son la causa de muchas intoxicaciones de distintos tipos, como por ejemplo: inducción de cáncer, mutagenicidad y trastornos estrogénicos, gastrointestinales, urogenitales, vasculares, renales y nerviosos.
Algunas micotoxinas son también inmunodepresoras, por lo que puede predisponer al organismo a enfermedades infecciosas.
En la actualidad, no existe un método adecuado para controlar el crecimiento de hongos en todos los cultivos y cada día hay mayor cantidad de micotoxinas en los cereales.

Una de las opciones para controlar la cantidad de aflatoxinas en animales y su consecuente transferencia a los humanos por el consumo de los productos producidos a partir de animales, es el uso de secuestrantes en el pienso.

Existen muchos datos estadísticos de organizaciones internacionales que apuntan a que más del 80% de los productos agrícolas y más del 25% de los granos a nivel mundial están contaminados con micotoxinas.

Por otro lado, Salazar J. y Urrea G. (2019) mencionan que, de acuerdo con reportes mundiales, más del 70% de las materias primas utilizadas comúnmente en piensos (maíz, sorgo, trigo, cebada, soja, ensilajes, subproductos de maíz, trigo y arroz) están contaminados con una micotoxina, y el 40% con más de una. Lo cierto es que la literatura científica reciente, revela que un alto porcentaje de los granos y cereales para fabricar alimentos para animales, están contaminados con dos o más micotoxinas.

Durante el año 2020, en el laboratorio de AMBiotec realizamos análisis de micotoxinas tanto a materias primas como a piensos y encontramos algunos datos interesantes en relación con patologías digestivas, disminución de la producción y la presencia de micotoxinas.

Pudimos ver que de aquellas materias primas (maíz, cebada, soja, trigo, DDGS maíz y avena) que provenían de explotaciones con patologías digestivas y disminución del rendimiento productivo, las muestras resultaron en un 65% con valores de micotoxinas superiores a los máximos establecidos por la legislación.

De estas muestras con presencia de micotoxinas, el 66% tenía solo 1 por encima de los valores máximos y el 44% restante presentó 2 o más micotoxinas, gráfica 1. Dentro de las materias primas analizadas, las que presentaron mayor variedad de micotoxinas por muestra fueron el DDGS de maíz, trigo y maíz.

Es importante señalar que para dar el resultado de las analíticas, se tomaron en cuenta valores de referencia de acuerdo con la legislación. Sin embargo, si tomamos en cuenta la presencia/ausencia de micotoxinas, pudimos observar que más del 66% mencionado anteriormente, tenía algún tipo de micotoxina, aunque no sobrepase los niveles máximos de riesgo.

Por otro lado, debemos tener presente que la combinación de los efectos de las diferentes micotoxinas es más grave que la afección individual de las mismas.

Además, el costo de alimentación representa una porción muy alta del costo total de la producción animal, por lo que cualquier mejora en la eficiencia alimenticia es crucial para maximizar los retornos económicos y esto incluye la condición del pienso.

Daños que pueden provocar las micotoxinas en gallinas ponedoras

  • Inducir la inmunosupresión causando atrofia de órganos inmunes como la bolsa de fabricio, el timo y el bazo.
  • Enfermedades intestinales duraderas con diarreas frecuentes. Reducción de la ingesta de piensos y por ende la reducción de los pesos y la pérdida de homogeneidad en el lote.
  • Puede causar úlceras orales, inflamación del buche y pseudomembranas en la última etapa de la enfermedad, adenitis ulcerativa y proliferativa, úlceras formadas en la unión del estómago glandular y el estómago muscular. La fragilidad del intestino aumenta y la mucosa intestinal se cae y se vuelve necrótica. Afecta la digestión y la absorción de nutrientes del cuerpo y reduce la utilización del alimento y la tasa de conversión.
  • Hígado de goma, necrosis hepática multifocal de hepatocitos, coloración roja oscura debido a la hiperemia en la etapa temprana de la enfermedad, y amarillo debido a la acumulación de grasa en la etapa posterior, inflamación y fragilidad de la vesícula biliar.
  • Disminución de la producción de huevos, pérdida de calidad de la cáscara, disminución de la fertilización y la incubabilidad, muerte embrionaria.
  • Daño renal, ascitis, daños en patas.

Actualmente, se conocen más de 500 micotoxinas. Afectan a gran variedad de materias primas como forrajes, cereales, leguminosas y ensilados. Las principales micotoxinas que pueden tener impacto sobre la tasa de puesta en las gallinas se muestran en la imagen 3.

Control de micotoxicosis

Como en otras enfermedades, son valiosas como herramientas de control las medidas preventivas. En un sentido amplio implica:

  • Un sistema integral de control de calidad en la adquisición,
  • Almacenamiento y conservación de los granos,
  • Fabricación de piensos,
  • Distribución y almacenamiento del pienso,
  • Estado y limpieza de las partes de la fábrica con mayor posibilidad de crecimiento fúngico, de camiones tolvas y comederos.

El control estricto de la humedad de los granos, cantidad de hongos y levaduras, así como análisis de micotoxinas de muestras representativas que nos permitan dimensionar el problema y entonces sumar a las acciones preventivas, las acciones correctivas, que en su conjunto eviten o disminuyan las pérdidas económicas por las micotoxicosis.

AMBIOTEC, con el desarrollo de nuevas tecnologías y pensando siempre en el bienestar animal y la rentabilidad de nuestros ganaderos, tiene una gama orientada al control de los efectos de las toxinas fúngicas y bacterianas, cuenta con aditivos como el MIC-OX COMPLET y el MICOXCOCCI POULTRY que actúan de diversas maneras para controlar las intoxicaciones por hongos.

¿Qué son y cómo funcionan nuestros aditivos para control de micotoxinas?

Son productos naturales a base de extracto de Aliáceas, Liliáceas y la combinación única de minerales activados y altamente refinados que añadidos en la alimentación tiene poder de absorción y eliminación de toxinas bacterianas y fúngicas (micotoxinas), bactericida, parasiticida, antiinflamatorio e inmunoestimulante.

La combinación de sus principios activos protege la integridad y funcionalidad del ambiente intestinal lo que se refleja en la mejora de los parámetros productivos.

Actividad contra las biotoxinas

El producto tiene un efecto aglutinante de biotoxinas que actúa en el tracto digestivo de los animales para secuestrarlas rápidamente del pienso.

  • Se distribuye uniformemente a través de la ingesta facilitando un control rápido de biotoxinas impidiendo que lleguen a los enterocitos y entren en contacto directo con el animal. Por tanto, detiene la patología.
  • También, es capaz de controlar factores antinutricionales como el inhibidor de la tripsina de la soja.

Su mecanismo de unión trabaja utilizando una tecnología propia de activación de las superficies, que incrementa la capacidad de captura hidrogénica, quelante, electrostática e hidrofóbica de diversas estructuras moleculares (Zhou, 2016). Es capaz de controlar:

  • Exotoxinas secretadas por bacterias patógenas.
  • Endotoxinas liberadas por bacterias Gram negativas luego de su muerte celular.
  • Los LPS (componentes de la membrana externa celular de bacterias gram negativas)
  • Micotoxinas: aflatoxina, ergotamina, T2, fumonisina, ocratoxina, vomitoxina y zearalenona.

Tabla 3. Acción de nuestros aditivos frente a las micotoxinas

 

Se ha comprobado con pollitos hasta los 21 días de edad, que la adición de MICOXCOCCI POULTRY en piensos contaminados con más de 1 micotoxina permitió que los pollos aumentaran de peso y mantuvieran la conversión alimenticia, gráfica 2 y 3.

Gráfica 2. Aumento de peso corporal de broilers alimentados con dietas con 2 micotoxinas más aditivo en el pienso

Gráfica 3. Consumo de pienso en broilers alimentados con dietas con 2 micotoxinas más aditivos en el pienso

Tabla 4. Resumen del mecanismo de acción de los diferentes componentes de nuestros aditivos para biotoxinas

Conclusión

  • Las micotoxinas afectan gravemente en la producción y salud de gallinas de puesta.
  • Cada vez hay mayor cantidad de micotoxinas en los ingredientes de nuestros piensos.
  • Tenemos que enfocarnos en la calidad de las materias primas y en la prevención de intoxicaciones usando aditivos que nos permitan mantener a nuestros animales en buen estado sanitario.
  • También, es muy importante el diagnóstico de presencia de micotoxinas en materias primas y piensos, por lo que ponemos nuestro laboratorio a disposición para la realización de esos análisis.

Síguenos en nuestras redes

Suscríbete a nuestros boletines

Contacto:
info@ilp-ala.org
Usted es el visitante no:

974754