La manera definitiva para que un simple filete de pollo a la plancha sea una delicia

Publicado: octubre 6, 2020


Con la llegada de la temporada de playa y piscina (aunque con distancia y siguiendo todas las medidas higiénicas pertinentes) hay recetas clásicas que, como cada año, vuelven a ser un ‘hit’ del verano. ¿Quién no se ha comido una tortilla de patatas, una ensala de pasta, una empanada o un filete de pollo bajo la sombrilla? Sin embargo, es posible que no estés cocinando bien esos famosos filetes, a los que acuden las bacterias sin que te des cuenta.

El truco definitivo para unos buenos filetes de pollo es, además, clave para la higiene tan fundamental en estos tiempos. Las bacterias y microorganismos tóxicos, como la salmonela, se reproducen rápido, por lo que si no haces bien este proceso te expones a una intoxicación. Te contamos qué hacer para evitarla, y te dejamos otros trucos para que cocines el filete perfecto.

No vale dejarlos sobre un plato

Lo primero que debes tener en cuenta es que la carne no puede pasar mucho tiempo a temperatura ambiente, menos aún cuando la temperatura es alta. Por lo que, si vas a descongelarlos, no vale dejarlos sobre un plato varias horas en la encimera de tu cocina.

Mientras se descongela, las partes exteriores del trozo de pollo van a adquirir temperaturas similares a las de la habitación, pero el hielo del interior aún tardará en deshacerse. El resultado es que hasta que todo el filete esté listo, pasa un buen rato en condiciones óptimas para el crecimiento de gérmenes. Por ello es importante que descongeles la carne en una bolsa sellada, del estilo Ziplock (con cierre hermético), sumergiéndola en agua fría.

Tras el descongelado perfecto, el truco en el cocinado

1. El truco infalible de muchos cocineros es golpear los filetes de pollo justo antes de su cocinado. Unos cuantos golpes bastarán para que el filete adquiera una grosor uniforme y se cocine al miso nivel por todas sus partes.

2. No debes pinchar el filete continuamente para comprobar su punto, ya que si lo haces cortarás la recirculación de los jugos naturales que se produce en su interior.

3. Si tenías tus filetes en la nevera, no los frías recién sacados de la misma: es mejor dejar que adquiera la temperatura ambiente, pero ojo, sin pasarse de tiempo.

4. No coloques el filete en una sartén o parrilla que no esté muy caliente porque entonces adquirirá un tono gris poco apetecible.

5. Condiméntalos con sal y tus especias favoritas por ambos lados si quieres que tengan más sabor.

6. No des la vuelta al filete más de una vez: interrumpirás la caramelización y el flujo de los jugos que posee.

7. No aprietes la carne contra la sartén o parrilla: cuando cocinas un filete, tu misión es que la grasa se integre lo mejor posible con la carne; si lo aplastas, perderá sabor.

8. No sirvas el filete nada más cocinarlo: son necesarios al menos 10 minutos para que los jugos se estabilicen dentro del trozo de carne.

9. Puedes sazonarlo de nuevo antes de servirlo ya que parte de la sal se pierde en la sartén, así que añade una pizca al final.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Visita nuestras redes sociales
Facebook Twitter Instagram Youtube

Suscríbete a nuestro Boletín
Contacto:
info@ilp-ala.org
Usted es el visitante no:

466808